Las bazas de Pedro Sánchez.

La reunión entre Rajoy y Rivera ha servido para que desde distintas instancias, incluidos dirigentes del PSOE y algunos editoriales, se eleve la presión sobre los socialistas. La campaña del PP, acusando a Sánchez de abocar a unas terceras elecciones en Navidad, deja en evidencia el cinismo que caracteriza a Rajoy, un Presidente indigno para la democracia.

Sánchez quiere que Rajoy busque, en serio, un pacto con sus afines. Algo que, a la vista del panorama en Cataluña y de la convocatoria de elecciones en Euskadi, se limita hasta el 25 de septiembre a C'S y a CC. No debería, a poco que se esfuerce Mariano, encontrar dificultades para sumar 170 votos; aún a falta de seis. Pero además, Sánchez quiere ver a Rajoy bajar derrotado del estrado del Congreso en su primera ronda de investidura, como una respuesta de la Cámara a su programa involucionista y regresivo y en respuesta a su cobardía en el proceso anterior.

Nadie puede pretender que los diputados socialistas, a la primera de cambio, apoyemos con once abstenciones la investidura del responsable político de graves ataques a los derechos sociales y de la corrupción en el PP. Sin olvidar que fue Rajoy quién jugó, ante las elecciones del 26J, a potenciar a Podemos como su rival en la izquierda, reduciendo con toda la influencia del poder mediático de la derecha las posibilidades de avance del PSOE.

La pregunta es qué pasará al minuto siguiente del previsible fracaso de la investidura de Rajoy. Habrá llanto y crujir de dientes y debemos estar preparados porque ya no bastará como respuesta política el "NO es NO". Es cierto que, castigado Rajoy, si queremos evitar las terceras elecciones - es mi posición por convicciones democráticas y respeto a la ciudadanía- tendremos que proponer una Alternativa de calado político y estudiada metodología que resulte convincente. El PSOE no ha de cargar con la acusación de bloquear la formación de gobierno sin aportar salidas en defensa de las necesidades de la mayoría social que sigue sufriendo la crisis. 

En estas semanas, Sánchez ha querido centrar su discurso y colocar los focos en Rajoy y en su responsabilidad de presentarse a la investidura como fuerza más votada. El líder del PSOE no desea situarse en otro escenario antes de tiempo, ni alimentar ninguna expectativa que le debilite más. Ni quiere ni puede mover ficha o hacer un gesto de preferencia antes de tiempo. Es comprensible siempre que desarrolle un trabajo discreto en paralelo. 

Porque necesitamos suponer que, desde una profunda reflexión, se están haciendo los deberes para preparar el nuevo escenario; esto es, estudiar los esquemas de los siguientes movimientos y las propuestas políticas propias -sin contaminantes- para recuperar la iniciativa política para el día 2 de septiembre. Porque hay alternativas, sí. En mi opinión, Pedro Sánchez tiene bazas a jugar a fondo frente a quienes solo ven imposibilidades y la abstención como única salida. 

Es innegable la complejidad que entraña desarrollar la cultura del pacto para alcanzar un gobierno estable partiendo de 84 diputados. Resultan fundamentales, en ese empeño, un liderazgo sólido, unidad del PSOE, coraje, convicciones y el convencimiento de estar defendiendo el interés general y los derechos de una gran mayoría social.

Y si no se quisiera intentar esa vía alternativa programática y de gobierno, con fórmulas a la portuguesa, a la valenciana o a la andaluza, o se fracasara en el intento, no veo otra opción para evitar las elecciones que estudiar las condiciones, claras y concretas, de una ausencia o abstenciónl limitadas que vendría acompañada de una estrategia innovadora para liderar una oposición incluyente que llevara la iniciativa. 

Sería necesario debatir sobre un modelo eficaz de oposición ante un gobierno en minoría -atención al alcance del pacto entre PP y C's- en un Congreso con una configuración sin precedentes y con fuerza para ir por delante del gobierno. El reto del PSOE consiste en impulsar la regeneración democrática, cambios legislativos frente a las leyes del PP, corresponsabilidad social para afrontar la dura realidad de los problemas del país, el reconocimiento a las demandas de un Estado de Derecho y plurinacional, y las reclamaciones de millones de familias que quieren recuperar su dignidad y la protección del Estado del bienestar.

Odón Elorza  /  Diputado socialista por Gipuzkoa 

Publicado en El Socialista Digital, San Sebastián 2 de agosto de 2016.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.